Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

viernes, 23 de febrero de 2018

Vida !




En este mundo in-civilizado...


Este mundo in-civilizado, nos lleva de las narices todo el tiempo, nos cubre con ropas, remedos de incipientes armaduras, nos perfuma, quitándonos el rastro de la piel, nos empuja a la calle donde centenares de ruidos desparejos quiebran el canto de los grillos, las luciérnagas, las palomas, el ladrido de los perros. Comenzamos a girar incesantemente en una calesita donde estamos todos impelidos asubir. Pero yo, yo me quiero bajar.
Hoy en una sesión de masaje, sentí el contacto de las manos y me pregunté acerca del sentir, me pregunté sobre el contacto, sobre la presencia en el contacto, sobre la atención en el contacto. Y vi infinidad de imágenes desfilar ante mí: el beso apurado, los labios apenas descansando en la mejilla, el maletín, los bolsos, las camperas, el taconeo de los pasos, la rapidez, la alienación, la falta de mirada –no sólo la mirada de los ojos: la mirada de la piel, de la lengua, del olfato- y percibí una imperiosa necesidad de conectarme con mi propio interior. Y desde allí poder conectar con todo lo que me rodea.
Hago el ejercicio de aquietar mi mente, la de fuego, que parlotea como loro y salta como mono de rama en rama. Me centro en la otra, la de agua, y con ella me dejo fluir. Enciendo un fósforo, escucho el chasquido en la madera de la caja, el chisporroteo que estalla y se transforma en pequeña llama, roja, azul, amarilla, me entibia su calor, la acerco a un sahumerio y el perfume se esparce en la habitación iluminada por el sol del mediodía que entra por la ventana. Gestos que no registramos, que ensayamos de manera automática, desluciéndolos, ajándolos, quitándoles la magia de lo inesperado, de lo acontecido por primera vez.
Me siento frente a mi computadora y dejo que las palabras traduzcan, que se hagan blanditas para poder expresar las sensaciones. Las aspas del ventilador de techo giran con lentitud, arrastran una brisa chiquita, fresca, que va redondeándose, internándose en mi pecho, mis brazos, mi vientre, mi nariz, llegando a mis pulmones para luego volver a dejarme vacía.
Oigo una puerta que se cierra, los autos que circulan por la calle, alguna voz saludando a lo lejos, las cotorras gritando en los árboles, mi propia respiración, el teclear de mis dedos en la máquina. Percibo la tela de la manta sobre la que estoy sentada, rugosa, áspera, cálida, estiro los dedos de los pies y se enervan mis piernas, mis glúteos, alzo los brazos, hundo el ombligo, respiro lento, pausado, inhalando la energía circundante y voy exhalando suavemente dejando caer mis manos. Y creo, me parece, no sé, sospecho que lo que registro se asemeja bastante a la felicidad.
No busco grandes cosas en la vida, no quiero la gloria de puestos detrás de enormes escritorios, ni la batalla del poder, ni las marquesinas, ni los autos caros, ni las casas de fines de semana.
Quiero abrirme como semilla que germina, quiero ojos que vean más allá de lo visible, la desnudez de la lluvia, la piel porosa, los sentidos atentos, ser una con el universo y verme en cada rostro que miro. Y tener el corazón tan grande que quepa dentro de él toda la inmensidad.
Ser como el aire, estar abierta como el espacio infinito.
Mantener la presencia en cada instante de diáfana quietud o de asombrado movimiento.
Sé que dentro de mí, algo sonríe.

Kiki Cacho



Fotografía Sonja Stich

Escuchar




Sólo sentarse, sin expectativas, con alguien que está viviendo una pena o sintiendo miedo, soledad, o desesperanza,

Sin tratar de arreglar algo de alguna manera,
O manipular su experiencia para que coincida con tu idea de cómo debería ser;

Sólo sentarse, sin jugar el rol del “experto”, o del “gurú iluminado”,
O “el que más sabe”;

Sólo estar totalmente disponible para el que tienes enfrente,
Y caminar con él a través del fuego,
Sostener su mano cuando se siente quebrantado;
Esta es la manera de sanarnos unos a otros a través del amor.

Más allá de nuestros roles, vulnerables, sin solución, sin que alguien nos defienda, nos podemos encontrar realmente.

Jeff Foster

Allí donde…


Allí donde hay temor es donde está tu don.
Allí donde hay obstáculos es donde está la bendición.
Allí donde hay cambios es donde está tu transformación.
Allí donde hay silencio nace la música de tu interior.

- Arnau de Tera -



Ser Feliz...


''Ser feliz no es tener una vida perfecta, sino reconocer que vale la pena vivir a pesar de todos los desafíos y pérdidas.''

Guardianes de Atinis



Orgullo nacional: El “yaguareté” fue elegido como el mejor billete del mundo


Fue seleccionado dentro de los premios Nexonum 2016. La moneda de dos pesos que conmemora el Bicentenario de la Independencia, logró el segundo puesto en su categoría.

El billete fue lanzado en junio de 2016, con la idea de mantener abastecidos los cajeros automáticos.

El billete argentino de $500 fue reconocido como el mejor del mundo en los premios Nexonum 2016. El papel, que lleva la imagen de un yaguareté, fue destacado por un jurado de académicos europeos y americanos.

La ceremonia del concurso se celebró en la Real Casa de la Moneda, Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de España. El concurso fue organizado por la revista EL ECO Filatélico y Numismático de Madrid.

El diseño del yaguareté ya había recibido un premio. Se trta del LatiNum, a mejor billete latinoamericano 2015/2016. Además, había sido premiado por la International Bank Note Society (IBNS).

En noviembre del año pasado, la misma competencia premió con el segundo puesto a la moneda argentina de $2. Aquella que conmemora al Bicentenario de la Independencia.

Dentro de los billetes que llevan imágenes de animales, el de $200 también fue premiado. El papel ganó el premio LatiNum 2016/2017 al mejor latinoamericano.

Fuente
Radio Mitre (Buenos Aires) – 22 de Febrero de 2018


El billete del yaguareté fue premiado en Europa como el mejor del mundo
Es el de 500 pesos, que fue emitido por el Banco Central en 2016. 

El premio Nexonum de España reconoció al billete argentino con la imagen del yaguareté como el mejor del mundo entre los emitidos en 2016. Este nuevo galardón se suma a los diversos reconocimientos internacionales recibidos por la familia de billetes de Animales autóctonos de Argentina que puso en circulación el Banco Central en los últimos tres años.

La ceremonia fue en el auditorio de la Real Casa de la Moneda, Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de España. Y allí, un jurado internacional formado por académicos de una treintena de países de Europa y América distinguió al billete de $500 con el primer premio. El concurso, organizado por la revista EL ECO Filatélico y Numismático de Madrid, premió a los mejores billetes y monedas del mundo emitidos en 2016. En el mismo acto, celebrado en noviembre pasado, la moneda argentina de $2 conmemorativa del Bicentenario de la Independencia logró el segundo puesto en la categoría Mejor moneda de curso legal del mundo.

En los dos últimos años, la nueva familia de billetes de animales autóctonos ha obtenido diversos galardones internacionales. Además del premio Nexonum, el billete de $500 recibió el Premio LatiNum al mejor billete latinoamericano 2015/2016 y, en 2017, fue elegido entre los cuatros mejores billetes del mundo con el segundo puesto compartido, otorgado por la International Bank Note Society (IBNS), que premió el mérito artístico, el diseño y el uso del color y medidas de seguridad. Por su parte, al billete de $200 con la imagen de la ballena franca austral, le fue concedido el premio LatiNum 2016/2017 al mejor billete latinoamericano.

Fuente
Diario Clarin – 22 de Febrero de 2.018
https://www.clarin.com/sociedad/billete-yaguarete-premiado-europa-mejor-mundo_0_rJ5p3dnwM.html



Camina junto a los soñadores…


Abre tu corazon y no tengas miedo

“Mi madre solía decir que el amor nunca se malgasta, aunque no te lo devuelvan en la misma medida que mereces o deseas.
-Déjalo salir a raudales-decía-.
Abre tu corazón y no tengas miedo de que te lo rompan. Los corazones rotos se curan. Los corazones protegidos acaban convertidos en piedra.”
El café de los corazones rotos – Penélope Stokes

Amor


miércoles, 21 de febrero de 2018

Las Lenguas Originarias - Eduardo Galeano



El Paraguay habla guaraní. Un caso único en la historia universal: la lengua de los indios, lengua de los vencidos, es el idioma nacional unánime. Y sin embargo, la mayoría de los paraguayos opina, según las encuestas, que quienes no entienden español son como animales.
De cada dos peruanos, uno es indio, y la Constitución de Perú dice que el quechua es un idioma tan oficial como el español. La Constitución lo dice, pero la realidad no lo oye. El Perú trata a los indios como África del Sur trata a los negros. El español es el único idioma que se enseña en las escuelas y el único que entienden los jueces y los policías y los funcionarios. (El español no es el único idioma de la televisión, porque la televisión también habla inglés.) Hace cinco años, los funcionarios del Registro Civil de las Personas, en la ciudad de Buenos Aires, se negaron a inscribir el nacimiento de un niño. Los padres, indígenas de la provincia de Jujuy, querían que su hijo se llamara Qori Wamancha, un nombre de su lengua. El Registro Argentino no lo aceptó por ser nombre extranjero.

Los indios de las Américas viven exiliados en su propia tierra. El lenguaje no es una señal de identidad, sino una marca de maldición. No los distingue: los delata. Cuando un indio renuncia a su lengua, empieza a civilizarse. ¿Empieza a civilizarse o empieza a suicidarse?

Eduardo Galeano - Ser como ellos y otros artículos.
Principio del formulario